"EL ARTE DE VENDER"

Manual de 15 Herramientas
Poderosas para Vender y Persuadir.

PRÓLOGO

Inicios

Allá por 1985, desde pequeño sabía que quería ser periodista. A la edad de 6 años, acompañaba a mi padre a la redacción del Diario La Voz del Interior, en la Ciudad de Córdoba. Mi padre Miguel, quien ya con 18 años escribía en la sección deportes del diario. En este tiempo, el diario la Voz era uno de los mejores y más reconocidos periódicos de la ciudad y a nivel nacional. Mi papá me llevaba de vez en cuando, cuando iba a trabajar. Recuerdo un pasillo largo que unía dos secciones (naves) del diario, y entre el mismo, esa gran máquina que tiraba hojas sin cesar con un ruido infernal, se prendía a partir de las 19hs. y estaba funcionando hasta pasada la medianoche. 

El periodismo como medio de vida

Fue ya de grande que tras haber dejado de estudiar la carrera de Ciencias Económicas y con 20 años, que me adentré de lleno con lo que era mi sueño más preciado en ese momento: “Hacer lo que me gustaba que era ser periodista de automovilismo”. Mi pasión por los fierros la heredé de mi padre. De chiquito viendo la F1 y siendo aficionado incondicional al Mundial de Rally que se presentaba todos los años en Villa Carlos Paz, Córdoba. Ya a la edad de 20, tuve la posibilidad por intermedio de mi papá de debutar en primera división en el equipo periodístico de automovilismo de Héctor Acosta, llamado “Deporte Motor”, que se emitía diariamente y por 30 minutos por Radio LV2 AM970.

Allí estaban mis compañeros Ricardo Fernández Berro, Andrés Luna, Mariano Iannaccone y nuestro productor Hugo Naya. Lo que más claro y que siempre perdurará hasta que me muera fueron las primeras palabras de mi mentor y maestro, Héctor Acosta: “Nene si de esto quieres vivir, lo primero que tienes que hacer es: ser vendedor”. Claro que siendo joven y no con mucha experiencia de lo que me hablaba, quedé descolocado. 

Después entendí que para poder tener ingresos en el periodismo debes vender publicidad y que de ahí te cobras una comisión por la venta (generalmente es un 20 por ciento), eso siempre y cuando no te contrate algún medio. Este era el comienzo de una etapa que duraría hasta el día de hoy en mi vida. En la calle estaban los negocios y las empresas y, con ello, mi oportunidad de generar dividendos.

Tenía muchas pautas del programa de la radio fotocopiadas y caminaba de lo lindo, pero nada…. Muchas puertas y negocios fui visitando y tocando, pero realmente fue muy difícil poder vender una sola pauta publicitaria radial, de hecho no vendí ninguna en esa época y a mi corta edad. Pasamos seis meses en Radio LV2 y nos mudamos a Radio Universidad AM 580, otro gran multimedio de la ciudad de Córdoba, Argentina. 

Allí las cosas no cambiarían mucho de mi actividad de vendedor ya que, en la mayoría de los casos, los demás periodistas del programa y hasta el mismo Héctor, conseguían tener apoyo de un sponsors por amistad, trayectoria y relación de años en el medio.       

Mi producto: Calle de Boxes

Fue entonces cuando ya sabiendo de la enfermedad de Acosta, mi padre me motivo a tener mi propio programa llamado “Calle de Boxes” y que arrancaría allá por el año 2001 en FM Radio Carlos Paz 107.5 MHz. Se abriría para mí una nueva posibilidad profesional pero siempre con la convicción de saber que la venta sería mi medio de vida. Sabía que ello conviviría conmigo para siempre, porque si quería tener mi propio programa tenía que vender publicidad y conseguir sponsors así que aumenté los esfuerzos ya en Villa Carlos Paz. 

Fui tocando puertas, casi siempre a las mismas y tratando de vender “aire” (publicidad en radio). Si bien no habían muchos negocios en el rubro automotor en la ciudad, pude lograr arrancar con mi tira diaria radial de media hora, de Lunes a Viernes y siempre con apoyo de mi padre y con algunos sponsors que me ayudaron desde el arranque.   

No me importaba cuán difícil era el cliente, el insistir era una de las cosas que hacía para poder conseguir algún anunciante. Eso me resultó al principio. Hoy, tras 20 años de experiencia, me doy cuentas que las herramientas y la capacitación en ventas son claves.

Recuerdo haber visitar no menos de 10 veces a potenciales sponsors, hablar con ellos siempre de “fierros”, hasta que algún día los convencía.  Usaba mi simpatía, a  veces mi lástima ya que les rogaba que me apoyaran, la fuerza de mi constancia y persistencia hacía que los terminara “cansando”. 

Insistir para persistir. Constancia, no queda otra.

Todas las herramientas que uno se imagina son válidas para un vendedor. A fin de cuentas lo único que “sirve” es el ingreso de la publicidad como auspiciante, porque de eso te alimentas y vivís. Es un camino largo por recorrer, el “NO” esta a la orden del día. Cada vez que se te rechaza es una cachetada a tu ilusión y al ánimo de lo que haces. Cuando te dicen que “NO”, se te perfora el corazón y el alma queda vacía, por lo menos así lo sentía yo. Por supuesto que eso va en lo que siente cada uno y en cómo encara uno las cosas. Yo hablo por mí mismo. 

No importa cuántas veces tropieces, lo importante es levantarse y seguir. Hay que tener mucho orgullo para ser vendedor, hay que “bancarse” las bofetadas del rechazo una y mil veces. No es para cualquiera. Muchos se quedan en el camino. Hay que tener mucho coraje para salir adelante. Creo que no sólo hay que estar preparado para todo ello sino que tienes que estar de muy buen ánimo para que no te afecte a lo mental y a tu salud. Claro que con 21 años y toda la vida por delante, no importa cuántos “NO” recibas, sino cuantos “SI” te acompañen en el camino. 

En la vida hay gente buena y gente mala. De la mala, uno no puede hacer nada, pero de la buena siempre hay que estar agradecido. Siempre agradecí a todos quienes me ayudaron. Les debo lo que hoy soy gracias a ellos. Debo reconocer que en todos estos años fui muy constante en mi afán de progresar, persistente, muy fuerte en lo anímico, con mucha tenacidad y con mucha hambre por poder superarme cada temporada que comenzaba en la radio. 

En mis 20 años que actualmente tengo como vendedor, reconozco que mis primeros 5 años los hice con mucho amor. Como es eso te preguntarás? Amor a progresar, amor a que me vaya cada vez mejor, amor a tener cada vez más un poco de mayor poder económico.Todas mis metas se fueron superando. De hecho a cada principio de año me planteaba un objetivo, que era tener más de lo que había tenido el año anterior.

Siempre le puse mucha garra y esfuerzo, pero nada se compara cuándo empecé a estudiar ventas y persuasión. Hoy comparto contigo información de muchísimo valor con este Manual de 15 Herramientas Poderosas para Vender y Persuadir a las personas.

Nos vemos en la cima,

Eduardo Colazo

Ebook "El Arte de Vender"

Otros Ebooks Poderosos

Testimonios Taller
Persuasión y Ventas

Eduardo Colazo

Fundador de Venditor

logohorizontal

Autor de los libros:

“El Heptágono Triunfador” 7 pilares para tener riqueza espiritual.

“Inteligencia Emocional” La importancia de vincular el corazón con la mente.